La biomasa: una fuente de energía natural y renovable 30 Diciembre de 2013

En comparación con los combustibles fósiles la madera es un combustible con un balance de emisiones de gases de efecto invernadero neutro.

En la combustión del granulado de madera, pellet, la cantidad de dioxido de carbono que se libera es la misma cantidad que se produce durante el ciclo natural de descomposición de la madera. De este modo el ciclo de equilibrio del dioxido de carbono en la atmósfera no es alterado, de forma que la combustión del pellet implica un balance neutro del principal agente en el avance del efecto invernadero.

Los pellets se fabrican a partir de residuos de la industria de la madera, no siendo necesaria para su fabricación la tala de árboles.

El pellet no está influenciado por las variaciones del precio en el mercado internacional y ayuda a mantenerse al margen de la crisis, ya que al tratarse de una materia prima a nuestro alcance, nos dota de una mayor independencia energética.

EL PELLET

El pellet es un combustible de granulado a base de madera, elaborado a partir de serrín y virutas de madera. La compresión de los pellets se realiza sin aditivos, ya que los componentes naturales de la madera son suficientes en el proceso de compactación y al ser un combustible elaborado a partir de residuos de madera, es una fuente de energía natural, que además de más ecológico resulta más barato.

Debido a su alto poder calorífico, la utilización de éste novedoso combustible como alternativa energética está en auge en muchos de los países europeos, donde la dureza del invierno es muy notable.

NORMAS Y ESTÁNDARES

Las normas de calidad de los pellets especifican la cantidad de agua residual del combustible permitida, así como la densidad y el nivel de abrasión requerida, con el objetivo de establecer los valores precisos para el buen funcionamiento de la caldera. 

Para conseguir una buena combustión y asegurar así el buen funcionamiento de la caldera es necesario utilizar pellets fabricados según las normas DINplus.

FUNCIONAMIENTO AUTOMÁTICO

La solución a la alimentación automática de las calderas de biomasa se resuelve con los pellets. Este combustible permite ser utilizado con alimentadores mecánicos que permiten usar los sistemas más modernos de regulación y control. Estas son calderas que se pueden encender a distancia sin la acción del usuario para el encendido.

LOGÍSTICA

El espacio de almacenamiento que requiere el pellet se reduce a la mitad en comparación a la madera. De todas formas, en función de la disponibilidad de espacio, existen diferentes posibilidades para almacenar el pellets.

 

Like